Paro internacional feminista: no estamos todas, faltan las presas

El colectivo YoNoFui junto con el CELS presentó "Castigo a domicilio. La vida de las mujeres presas en sus casas", una publicación sobre los problemas de otro tipo de encierro penal. Muchas de quienes están detenidas en sus domicilios tienen a sus hijes a cargo y deben sostener la economía familiar con pocos o ningún recurso estatal y con dificultades para tener un trabajo. Las crónicas de este libro cuentan la complejidad del día a día y señalan la falta de políticas específicas.

Diálogos 08/03/2021 MásDeAgencia MásDeAgencia
WP7I4KLZAZEYPI43C7OXME3RQE
Foto Reuters

En los últimos años, cada vez más mujeres viven su detención en prisión domiciliaria. Es una buena noticia. Se trata de una salida posible, una mejoría importante frente a las condiciones inhumanas de vida que caracterizan a las cárceles argentinas. Sin embargo, en simultáneo comienzan a notarse los problemas de esta forma de castigo. Y poco se sabe de cómo viven y sobreviven estas mujeres a ese encierro.

Sobre estos problemas, invisibles para la mayoría, avanza Castigo a domicilio. La vida de las mujeres presas en sus casas, una publicación realizada en conjunto por el colectivo YoNoFui y el CELS que contiene relatos visuales y escritos de mujeres que atraviesan o atravesaron esa experiencia con el acompañamiento de la organización como fundamental y, por lo general, única red de contención. Así nació la cooperativa de trabajo YoNoFui. 

Ni las leyes, ni los agentes judiciales, ni el poder ejecutivo toman en cuenta la situación de pobreza, de vulnerabilidad y, en muchos casos, de violencia de la que provienen las mujeres detenidas. Ninguna de esas instancias parece considerar los problemas materiales y la precariedad en los que se encuentran esas personas antes de su detención, que se profundizan con el pasaje por la cárcel y que continúan en la prisión domiciliaria. Muchas de estas mujeres que terminan detenidas son la cabeza de una familia monoparental y, casi invariablemente, son pobres. Es decir, tienen a sus hijes a cargo y deben afrontar el sostenimiento de la economía familiar con pocos o ningún recurso estatal y con dificultades para acceder al mercado de trabajo.

No alcanza con la decisión de aliviar la sobrepoblación carcelaria con arrestos domiciliarios. Las acciones urgentes y las políticas específicas tienen que estar orientadas a desincriminar conductas, a desarrollar y financiar políticas de integración social y a contemplar la situación socioeconómica de la población detenida.
 
Accedé al libro acá

Te puede interesar
Foto-Malvinas-Soldados-1

Torturas en Malvinas: de eso sí se habla

Evelina Ramírez
Diálogos 16/05/2024

Las Actas de Recepción firmadas por los soldados en 1982 y desclasificadas recién en 2015 revelan que los conscriptos en Malvinas fueron víctimas de torturas y malos tratos por parte de sus superiores. Ante los escasos avances del Poder Judicial argentino en el esclarecimiento de los hechos, la causa fue admitida por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Lo más visto
caorz25g

La OMS valida la cifra de 35.000 muertos en Gaza

MásDeAgencia
Política 14/05/2024

La Organización Mundial de la Salud manifestó su confianza en las estadísticas de fallecidos proporcionadas por el Ministerio de Salud de Gaza, dirigido por Hamás, tras las dudas planteadas por Israel sobre una modificación en la clasificación de dichos datos.

Foto-Malvinas-Soldados-1

Torturas en Malvinas: de eso sí se habla

Evelina Ramírez
Diálogos 16/05/2024

Las Actas de Recepción firmadas por los soldados en 1982 y desclasificadas recién en 2015 revelan que los conscriptos en Malvinas fueron víctimas de torturas y malos tratos por parte de sus superiores. Ante los escasos avances del Poder Judicial argentino en el esclarecimiento de los hechos, la causa fue admitida por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.