Generación diezmada

Diálogos 22 de noviembre de 2020 Por Eugenia Guy
6to texto de la sección dedicada a la memoria viva de Nestor Kirchner; a 10 años del paso a la inmortalidad de Néstor Kirchner 2O10 -27 de octubre- 2020. Los textos seleccionados pertenecen a la campaña #NéstorYyo que impulsó el Colectivo Más Democracia de Córdoba
nestor euge
Foto Sebastián Miquel

La “generación diezmada” en primera persona, o por la vivencia de sus mapadres, fue protagonista de derechos conquistados… Para quienes como yo, terminamos la escuela primaria con la asunción de Alfonsín y ensayamos la democracia en los incipientes centros de estudiantes de la secundaria, el voto llegó con los ’90.

Con ese modelo en el Estado, agudizado hasta llegar a la debacle del 2001, la épica de la política como herramienta de transformación social nos seducía tan directa y proporcionalmente como nos decepcionaba. La conquista de derechos eran sólo relatos de libros de historia, madres y padres con más o menos conciencia de clase y algunxs maestrxs comprometidos.

Nosotrxs no militamos contra la dictadura, nuestras primeras experiencias fueron resistiendo gobiernos democráticos liberales antisoberanos y excluyentes. Y ahí llegó desde el sur del sur Néstor, del que poco o nada conocíamos y al que, producto de la historia más reciente, no teníamos por qué darle la chance de creerle. Sí, a muchxs su discurso de asunción nos movilizó hasta las lágrimas pero el desengaño prevalecía. Desde ese 25 de Mayo del 2003, con errores y aciertos, coincidas o no, lo demás es lo que vivimos todxs: un gobierno que transformó el Estado y lo puso al servicio del Pueblo. Justicia social, inclusión, movilidad social ascendente, independencia económica, soberanía política, Derechos Humanos puertas adentro y la visión integradora de la Patria Grande extendiendo el puertas afuera.

Pedro Saborido dice que “Néstor recuperó la política para la gente y la gente para la política”. Para lxs de la generación que integro, Néstor fue, es y nos impulsó a la construcción colectiva, nos devolvió la esperanza y generó las condiciones objetivas/subjetivas para que emergiera el héroe colectivo protagonista de la conquista de sus derechos. Y con su acción/convicción sembró en las generaciones jóvenes: la transformación social no es sólo una expresión de deseo, sino un horizonte que se ensancha. Para siempre, gracias Néstor!

Te puede interesar

Te puede interesar